LA PREGUNTA DEL DESTINO

Hace unas décadas atrás, la elite alemana decidió reunirse casi clandestinamente en el Centro Bancario de Frankfurt, era Junio de 1963. El objetivo era definir el futuro estratégico del país ante la globalización económico-política. Había que responder a la pregunta del millón: “la pregunta del destino”. Ellos sabían que era necesaria e imprescindible una visión analítica y planificada del propio desarrollo nacional.

 

Para despejar la incógnita asistieron y participaron presidentes y vicepresidentes de la Asociación Federal de Empresarios, de la Asociación de Banqueros y del Banco Central; altos ejecutivos y mandamases de las más importantes transnacionales como Mercedes Benz, Hoechst, BAYER, BASF, AEG y la Dresdner Bank.

Inclusive científicos prestaron su sapiencia, entre otros, el que después fuera Premio Nobel de Economía, Jan Tinbergen; el profesor de Princeton, Oskar Mongerstern; el Director del Instituto Max Planck de Física Nuclear, Wolfgang Gentner. Politicos también asistieron, lo mismo líderes sindicales, ministros, ex ministros y altos funcionarios del stablishment nacional y de la superestructura burocrática alemana que posteriormente se conocería como la Unión Europea.

Todo lo arriba descrito lo narro Heinz Dieterich Steffan en un interesante artículo. Todo lo arriba descrito se llama planeación estratégica de capital con el fin de contrarrestar la vorágine trituradora de la globalización que los alemanes ya veían venir.

La nueva derecha impulsa una reforma del orden político y reclama su espacio vital en el. La renovación del concepto de país y una modernización en las estructuras sociales son tareas impostergables. La nueva derecha es una carta de ciudadanía. La nueva derecha debe avocarse a la tarea de rescatar al Estado peruano de las garras de la izquierda y expectorarla de sus agentes caviarMarxistas. Desparasitar los tres poderes del Estado de esos tetudos que no fueron electos pero cazaron puestos públicos es un deber patriótico.

La nueva derecha tiene militantes, es la Derecha Popular. Esa masa está compuesta por connacionales de todas las ocupaciones y profesiones. Compatriotas para quienes los viejos partidos políticos y sus eternos lideres ya perdieron credibilidad y a quienes no les tienen la mínima confianza. La derecha popular cree en los valores morales, en el orden, las leyes, el respeto, la meritocracia, las tradiciones, la rentabilidad, productividad y competencia. De principios cristianos pero también pragmáticos y realistas. La nueva derecha es joven.

Por lo mismo y a propósito de, es necesaria e imprescindible una visión analítica y planificada del propio desarrollo de la nueva derecha en el país.  La izquierda esta blindando sus posiciones en las entidades del Estado peruano y como el Velasquismo, destruirá lo ya conquistado. Hasta el dia de hoy las relaciones de producción prevalecientes marchan a providencial buen paso, no asi ciertas formas de administración estatal, recuperemos el Estado antes que sea demasiado tarde.

Esta generación tendrá que responder a “la pregunta del destino”:  ¿Seremos capaces de dar el siguiente paso hacia un merecido futuro o caeremos de rodillas  ante la arremetida destructora de la Izquierda? No respondas, actúa!

Views All Time
Views All Time
Views Today
Views Today

Autor: Elvis

Nací en Amazonas, pero vivo entre Los Ángeles y Lima. Estudie Derecho en Pacific Coast University de Long Beach-California. Soy autor del libro: Nueva Derecha Popular y Desasnario es mi página. Me han llamado de todo, pero en verdad soy republicano en lo político y liberal en lo económico.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *