LA PREGUNTA DEL DESTINO

Hace unas décadas atrás, la elite alemana decidió reunirse casi clandestinamente en el Centro Bancario de Frankfurt, era Junio de 1963. El objetivo era definir el futuro estratégico del país ante la globalización económico-política. Había que responder a la pregunta del millón: “la pregunta del destino”. Ellos sabían que era necesaria e imprescindible una visión analítica y planificada del propio desarrollo nacional.

 

Para despejar la incógnita asistieron y participaron presidentes y vicepresidentes de la Asociación Federal de Empresarios, de la Asociación de Banqueros y del Banco Central; altos ejecutivos y mandamases de las más importantes transnacionales como Mercedes Benz, Hoechst, BAYER, BASF, AEG y la Dresdner Bank.

Inclusive científicos prestaron su sapiencia, entre otros, el que después fuera Premio Nobel de Economía, Jan Tinbergen; el profesor de Princeton, Oskar Mongerstern; el Director del Instituto Max Planck de Física Nuclear, Wolfgang Gentner. Politicos también asistieron, lo mismo líderes sindicales, ministros, ex ministros y altos funcionarios del stablishment nacional y de la superestructura burocrática alemana que posteriormente se conocería como la Unión Europea.

Todo lo arriba descrito lo narro Heinz Dieterich Steffan en un interesante artículo. Todo lo arriba descrito se llama planeación estratégica de capital con el fin de contrarrestar la vorágine trituradora de la globalización que los alemanes ya veían venir.

La nueva derecha impulsa una reforma del orden político y reclama su espacio vital en el. La renovación del concepto de país y una modernización en las estructuras sociales son tareas impostergables. La nueva derecha es una carta de ciudadanía. La nueva derecha debe avocarse a la tarea de rescatar al Estado peruano de las garras de la izquierda y expectorarla de sus agentes caviarMarxistas. Desparasitar los tres poderes del Estado de esos tetudos que no fueron electos pero cazaron puestos públicos es un deber patriótico.

La nueva derecha tiene militantes, es la Derecha Popular. Esa masa está compuesta por connacionales de todas las ocupaciones y profesiones. Compatriotas para quienes los viejos partidos políticos y sus eternos lideres ya perdieron credibilidad y a quienes no les tienen la mínima confianza. La derecha popular cree en los valores morales, en el orden, las leyes, el respeto, la meritocracia, las tradiciones, la rentabilidad, productividad y competencia. De principios cristianos pero también pragmáticos y realistas. La nueva derecha es joven.

Por lo mismo y a propósito de, es necesaria e imprescindible una visión analítica y planificada del propio desarrollo de la nueva derecha en el país.  La izquierda esta blindando sus posiciones en las entidades del Estado peruano y como el Velasquismo, destruirá lo ya conquistado. Hasta el dia de hoy las relaciones de producción prevalecientes marchan a providencial buen paso, no asi ciertas formas de administración estatal, recuperemos el Estado antes que sea demasiado tarde.

Esta generación tendrá que responder a “la pregunta del destino”:  ¿Seremos capaces de dar el siguiente paso hacia un merecido futuro o caeremos de rodillas  ante la arremetida destructora de la Izquierda? No respondas, actúa!

DERECHA ACHOLADA AHORA

Como hace mucho tiempo no sucedía, la contundente derrota que sufrió la izquierda en las pasadas elecciones municipales y regionales ha ensanchado las posibilidades de un consolidamiento de nuestra derecha en la política local. Salvo escandalosas excepciones, los peruanos le han dicho no a los comunistas, socialistas y gramscianos, en toda la república peruana. Es ahora cuando los astros se alinean para que la derecha popular gane terreno y consolide posiciones en el campo político local. Es menester por tanto juntar fuerzas y voluntades para conformar un movimiento aglutinador que sea el comienzo de un empoderamiento político con miras al futuro.
Cuando en el 2010 me di a la agobiante pero feliz tarea de impulsar y promover una suerte de liberalismo pragmático, también funde un movimiento. A pesar de muchos contratiempos y de la cortísima vida de dicha organización, germino el provechoso interés en unos y la honesta curiosidad en otros. Debido a la falta de informacion al respecto, en el 2011 comencé a escribir artículos sobre la orfandad representativa que sufría nuestra derecha popular en el escenario político local. A falta de un texto que sirviera de referencia, me propuse escribir un libro, pero desprovisto de retos analíticos, con una prosa fácil de digerir y libre de pretensiones.
Hoy en día la derecha nuestra, cuenta con una legión de jovenes seguidores y mas de un blog contestatario. Con los días voy descubriendo extraordinarias cabezas pensantes de una derecha acholada, de una derecha emergente y empoderada. Entonces explotemos ese cuarto de hora de aturdimiento que le trajo el brutal contra suelazo que acaban de sufrir los izquierdistas en las elecciones del 5 de Octubre. Hoy más que nunca, la oportunidad de apoderarnos de ese espacio político vital para la nueva derecha está a la mano. No la desperdiciemos. Ganemos terreno. Concretemos pero ya!

Derecha en formacion

Estos días que pasaron, las sorpresas fueron mayores y sin pausa. Los partidos que parecen de derecha pero se dicen de centro izquierda, hicieron lo posible por desilusionar a sus simpatizantes y en buena medida lo lograron. Los que no, están confundidos, cuestionando ideas y liderazgos. También están los que no dudan en apoyar fielmente todas y cada una de las estrategias del partido, siendo los menos pero los mas confiables. Si antes no había partidos netamente de derecha en el país, hoy a las burdas copias que pretenden llenar ese vacío se les cayó la careta.

 

No quisiera decir que se los dije, pero se los dije. No hay partidos de derecha en el país, nunca los hubo. Eso que algunos muy respetables politólogos y anejos historiadores etiquetaron como partidos de derecha, nunca lo fueron. En nuestro país solo han existido clanes familiares con partido político –de origen civil o militar- para velar por sus intereses económicos. Cuando no, los oligarcas de ese entonces, adquirían el partido con caudillo y todo. Valido, cualquiera de nosotros hubiera procedido de igual forma para cuidar el pan. Cierto es que de vez en cuando surgían mentes políticas brillantes, pero salvo felices excepciones, la mayoría ponderaba desde la cómoda platea de sus abolengos.


Perú debe ser uno de los últimos países que está generando un movimiento genuinamente de derecha y sin necesidad de un partido, frente, agrupación o caudillo. Interesante, pues por lo general siempre ha sido a la inversa. Sin embargo lo mejor sería tratar de acomodar un par de los nuestros en el Congreso, porque material hay y de buenísima calidad. Es imposible que llegue un partido de derecha a las elecciones pues no han recolectado las firmas necesarias. Al menos en Lima hay cuatro partidos liberales que buscan firmas con avidez, pero ya es demasiado tarde. Asi las cosas todo parece indicar que no aparecerá el outsider ni bestia negra y mucho menos el partido de derecha anhelado para las elecciones del 2016. A trabajar para la proxima.  

Soy de derecha porque…

Soy de derecha porque creo en la libertad, la propiedad privada, el imperio de la ley, la meritocracia y la existencia de un estado mínimo. Soy de derecha porque creo que si no te gusta EEG o Combate, la solución es tan simple como cambiar de canal. Soy de derecha porque estoy seguro que si los demás periódicos en vez de chillar “concentración de medios”, mejoraran su producto venderían más que El Comercio. Soy de derecha porque tengo claro que los liberales en EEUU son de izquierda light, pero izquierda al fin. Soy de derecha porque creo que la receta Keynesiana es peor que la enfermedad a tratar. Soy de derecha porque nunca postule a una beca para estudiar en la URSS cuando prácticamente las regalaban. Soy de derecha porque me parece que darle comida, plata y ropa a la gente no es mejor que capacitarlos para que ellos se ganen la vida dignamente. Soy de derecha porque la “nueva trova” cubana siempre me pareció melosa, ambigua y dirigida a ganar adeptos al régimen comunista de los Castro. Soy de derecha porque me da arcadas ver a Rosa María Palacios y Augusto Álvarez Rodrich sin militancia política pero con ardiente pasión por servir al poder de turno. Soy de derecha porque el nieto de José Carlos Mariátegui es de derecha. Soy de derecha porque tenemos un buen número de militares peruanos enjuiciados de por vida y otro tanto en la cárcel por el solo hecho de defender la patria. Soy de derecha porque IDL, CDDHH y Aprodeh defienden a Sendero luminoso y MRTA. Soy de derecha porque los profesores de SUTEP no pudieron lavarme el coco cuando era escolar. Soy de derecha porque necesitamos mas plataformas blogueras y gente de la nuestra en las redes sociales.

Soy de derecha porque las ONGes marxistas han infiltrado el Ministerio Publico y el Poder Judicial para obtener sentencias e indemnizaciones a favor de los terroristas. Soy de derecha porque a mi juicio el antropólogo forense José P. Baraybar es un fraude. Soy de derecha porque me canse de esperar que algún mesías, bestia negra u outsider sea de derecha. Soy de derecha porque rechazo todo tipo de mercantilismo. Soy de derecha porque hay otros pulpines -aparte de los frívolos, narcisistas y poseros- que son de derecha y no lo saben. Soy de derecha porque no existe país en el mundo que tenga o haya tenido un gobierno de izquierda y posea una economía como la de Singapur. Soy de derecha y de derecha popular acholada. Soy de derecha porque nunca hubo derecha en Perú, solo partidos propiedad de un clan familiar o grupo económico local preocupados por preservar o ganarse los negociados con el estado. Soy de derecha porque prefiero los dólares por encima de los euros. Soy de derecha porque evito leer las columnas de los progrerojos o de algún terruco reinsertado. Soy de derecha porque tengo claro que el Informe de la CVR es un documento que tiene menor valor que un rollo de papel higiénico. Soy de derecha porque no estoy a favor del matrimonio civil. Soy de derecha porque no sería capaz de animar a nadie a que aborte. Soy de derecha porque me atreví a escribir un libro abiertamente de derecha. Soy de derecha porque me causa una infinita ternura escuchar a otros que la derecha y la izquierda son términos arcaicos. Soy de derecha porque propongo cadena perpetua para los violadores y pena de muerte para los asesinos. Soy de derecha porque ella aglutina desde liberales pragmáticos hasta ultras, pasando por conservadores, republicanos y en veces hasta anarco capitalistas.

 

Soy de derecha porque la izquierda nos ha hecho perder décadas de progreso. Soy de derecha porque que Cuba es un paraíso tropical comunista solo para los Castro y turistas extranjeros. Soy de derecha porque digo que Venezuela no es una democracia ni Maduro un Milton Friedman. Soy de derecha porque amo a mi patria y destaco sus virtudes así me digan chauvinista. Soy de derecha porque lo único que le reclamo al grupo Colina es no haberse encargado de Abimael y Polay. Soy de derecha porque los gramscianos no pasaran! Soy de derecha porque ya basta de joder con eso de “pobrecitos los musulmanes”, exterminen a los moros terroristas! Soy de derecha porque sé que junto con la reducir la pobreza también se reduce el radio de influencia izquierdista. Soy de derecha porque ya me convencí que Perú es un país minero. Soy de derecha porque mientras nos hundimos en la delincuencia, el Congreso aprueba leyes como el día de la chirimoya. Soy de derecha porque la izquierda usa los gays, ecologistas y animalistas para infiltrar sus nefastas ideas en la juventud. Soy de derecha porque no creo en el igualitarismo. Soy de derecha porque la izquierda reniega del modelo primario extractor por contaminante pero apoya la minería ilegal que ya arraso un tercio de Madre de Dios. Soy de derecha porque el relativismo de los caviares ha abonado al campo de la pérdida paulatina de valores. Soy de derecha porque no creo que reemplazando a la iglesia con IDL y a Cipriani con Cotler, haga del país un faro del saber. Soy de derecha porque pienso que deberíamos salir de la CIDH. Soy de derecha porque creo en el libre mercado que no tiene nada que ver con la informalidad. Soy de derecha porque no veo nada malo con querer ganar más dinero, pugnar por un puesto mejor o mudarte a vivir a Miami. Soy de derecha porque puedo decir lo que pienso y hacer lo que digo asi le joda a la izquierda u algún otro extraviado.

Dejala decidir

A los que nos acusan de chupacirios o misóginos por defender la vida por encima de todo –y no somos ecologistas- nos parece que muchos de los argumentos para justificar el aborto, son vacuos. Y lo que pasa es que el discurso abortista se vuelve mágico a falta de lógica, se vuelve siniestramente lirico a falta de sentido comun. Así que nos tomamos el tiempo para derribar una a una las razones que justifican el aborto.

*Es mi cuerpo.

No, fíjate que no es tu cuerpo. Tu no naciste embarazada, ni con cuatro piernas, dos corazones, dos cabezas, cuatro manos. A los nueve meses el cuerpo femenino expulsa el bebe, no se queda como el higado, los brazos, etc.

*Yo decido.

Tienes la mitad de la decisión, la otra mitad es del que participo en la concepción del nuevo ser. Tu sabes, por esto que aporto el espermatozoide.

*No es un ser humano.

Es un ser humano, al menos que se pueda probar científicamente que el embarazo fue producto de un apareamiento con alguna otra criatura cromosómicamente compatible. Es un ser humano el momento mismo de la concepción, no es una rana.

*No es un ser vivo.

Si no es un ser vivo, entonces es un muerto o un zombi. Podría ser un híper fortalecido y adelantadísimo súper virus. Los virus son ese ente que ni están vivos ni están muertos.

*Es mi derecho.

No existe ningún tratado jurídico que valide el derecho a matar. Salvo que se recurra a alguna practica musulmana o ceremonia Maya, que lo dudo.

*Morirán menos mujeres a manos de improvisados.

O sea que las clínicas solo practicaran abortos a embarazadas que esperan tener varoncitos…en serio? Revisen las estadísticas, más mujeres mueren en clínicas abortivas que con el que corrige “retrasos” de la regla. Una pista: volumen.

*Solo por violación.

En este país donde atropellas y matas a un peatón pero a las pocas horas estas en la calle después de pagarle al policía y al juez. ¿Qué creen que pasaría? Ya veo a los policías llenando denuncias por violación al destajo. Suecia tiene una taza alta de violaciones, pero los abortos son por razones distintas.

 

*En una clínica sería más higiénico.

Tiene que ser más limpio porque clínicas como las que regenta Planned Parenthood conserva los fetos abortados para cosechar sus órganos y tejidos. El negocio consiste en venderlos lo más fresco y grandes posible.

*Es un instrumento de control de la natalidad.

Es un arma contra la natalidad. Es tan efectiva que en los países nórdicos ya tienen problemas con el envejecimiento prematuro de su población. Dinamarca ha llegado al extremo de ofrecer “segunda luna de miel” con todo pagado a las parejas danesas para que conciban un bebe.

Porque NO estoy con los CAVIARES!

César Hildebrant escribió hace poco las razones de sus simpatias por la logia caviar de estos lares peruvianos. Su columna aparece en la revista “Hildebrant en sus trece” y La República se dio el trabajo de ponderarlo en sus páginas, como era de esperar. “No es un pecado tener una vida decente y desear que los demás también la puedan tener” dijo César Hildebrandt defendiendo a esa remora social llamada “caviares”. Y hasta se definió como un caviar. Eso ya se sabía.
Le respondo: Yo no estoy con los caviares porque nunca serán mejores que nadie. Al contrario, su tendencia es siempre a empeorar sumergidos en su idiotismo intelectual. Pudren las manzanas que los rodean, es decir, a sus alumnos y lectores. Envenenan el agua donde beben los incautos jóvenes peruanos, para engañarlos con esa apariencia de sabiduría y “sensibilidad social” que destila la palabrería inmunda de un caviar. No estoy con ellos porque me resulta nauseabundo que desentierren cadáveres básicamente para cobrar por el trabajito, para usarlo como instrumento de sus vendettas y acusasiones, para exhibir las osamentas en busca de chamba y de reconocimiento público de su labor, para emplearlo como sustento de su negocio de DDHH, para incentivar “la memoria” de los deudos y montar una telenovela, un drama ´social del que solo salen beneficiados los caviares y sus ONGs. Con la sonrisa de Indiana Jones en su caras y después de tomarse un vinillo, se regocijan de su negocio alrededor de la moral social y ética política, mientras organizan la defensa del terrorista Tito montando una pila de acusaciones contra los oficiales de las FFAA. Perdóneme, pero eso no es vida decente para mi.
Vida decente tiene el que vende sandalias en el puestito de algún centro comercial popular, y no le mete las manos a la indemnizacion de una familia que perdió a sus seres queridos por el terrorismo de la izquierda desquiciada. Inclusive, vida decente tiene una prostituta que ejerce por necesidad sin explotar las desgracias ajenas en busca de donaciones, no hace de la esperanza de los pobres un gran negociado. Dice Hildebrandt “lo vergonzante es darse la gran vida y estar en una cetácea sobremesa donde el tema crucial es cómo hacer negocios rápidos con los chinos“. Vaya. Hacer negocios con los chinos no tiene nada de vergonzante, señor caviar, especialmente si le da trabajo a más peruanos, algo de lo que ustedes no conocen. Lo vergonzante es hacer negocio con la moral y el dolor de la gente, con los cadáveres, con “la memoria”. Esa es la clase de negocios de un caviar. Por eso nos dan asco.
Bajo el pretexto de “reconciliacion nacional” siguen espoliando al Estado peruano. Son enemigos del Estado y del país, a los que no les interesa la familia de los esforzados militares y policias peruanos que arriesgan sus vidas para defender a la sociedad. A la moral caviar le interesan los DDHH de un terrorista pero no la dignidad de los militares ni de sus familias que quedan en la orfandad cuando son apresados por años sin sentencia alguna, soportando acusaciones sin fundamento hechas a veces por un simple informe de la CVR, sabe Dios conseguido de qué manera. No son pocas las acusaciones vacías de razón que se han destapado ya y que han provenido del informe de la CVR. Sepan pues que no existen los supuestos “testigos” en que se basaron o incluso estos declaran ahora que fueron engañados por los encomendados de la CVR, para dar testimonios contra los militares.
En fin, vida decente tiene el que trabaja duro y parejo sin esperar nada de nadie pero mucho y bastante de sí mismo, cual es el emprendedor peruano, el que necesita la patria para salir adelante y ser competitivo en el mundo. No necesitamos a esa lacra de parásitos que llenan su panza desde sus ONGs sin aportar absolutamente nada al país, y que se pasan la vida rasgoteando papeles y buscando como buitres alguna posible víctima para montar un caso y justificar sus donaciones. A ellos no los necesitamos tampoco queremos su circo de la memoria que de seguro sera utilizado para los aquelarres de ONGs marxistas.
Nuestra derecha popular no chilla, nuestra derecha popular ronca y esta comenzando a roncar fuerte porque los caviares y su primos de izquierda ya coparon los tres poderes del Estado con funestas consecuencias. La derecha popular se saca la mugre todos los días en sus puestos de trabajo que ellos mismos se han inventado para surgir por su propio esfuerzo. Esa es la gente que el país necesita. Tarde o temprano los caviares y sus partidos politicos (dizque ONGes) IDL, Aprodeh, CDDHH, Cejil etc. serán expulsados de sus nidos de ratas desde donde hoy engordan utilizando al estado peruano.
No estoy con los caviares porque se creen la reserva moral del pais pero apestan a indecencia, no caminan derecho sino que siempre están viendo a los costados para ver por dónde les conviene más ir. Creen que gracias a su floro y poesía social todo lo pueden justificar, viven convencidos que un pueblo de ignorantes los aclamará por su exquisitez retórica, por sus chalinas de la esperanza, por sus marchas, sus velas, sus lavados de bandera, sus canciones de nueva trova, sus polos con mensajes de justicia dirigidos a los bobos. Son los incansables pobretólogos que se llenan la boca hablando de los pobres pero nunca han tenido una sola idea para sacarlos de la miseria. Los caviares son los que se llenan los bolsillos gracias a la pobreza de terceros, los que usan la pobreza para hacer sus estudios y denuncias, pero los dejan allí como muestra viva de sus “intereses sociales”. Son basura que como César Hildebrandt hoy elogian a Gregorio Santos y su comparsa de gusanos antimineros que ha condenado a todo Cajamarca (y sabra Dios a cuantos mas) a la miseria y la pobreza. Y es que les parece más digno expulsar a las empresas bajo el pretexto de defender “los recursos” y “el ambiente”, como si con eso saldrán de la miseria y el atraso. Lo que buscan es preservar la miseria tras el discurso hueco de la igualdad y los derechos con lo que atascan la pobre mente de los campesinos.
No es bueno ser de una laya de gentes que viven de parasitar, conspirar y rapiñar, todo en el nombre de la justicia, el pueblo, los pobres, los más necesitados, los excluidos, etc. Puro discursito barato para ganarse los 4×4, las avemarías ajenas, para hacerse de un cartel, engrosar su perfil, su CV y hasta un posta en la OEA. Los caviares son traficantes intelectuales de la miseria de los pueblos. Por eso y mas, no estoy con los caviares porque soy bien nacido y aun tengo sangre en la cara como también un respeto imperecedero a lo que lei alguna vez en mi libro de Historia: Ama LLulla, Ama Sua, Ama Quella.

Tras una NUEVA DERECHA!!

Una de las empresas mas lucrativas de la industria de alta tecnología en EEUU, se hundía, fracaso tras fracaso. Las acciones de la otrora próspera empresa cayeron hasta valer únicamente $10 dólares, a riesgo de perder 9% de su valor en las primeras 24 horas de adquirida. Hoy en día cada acción se cotiza en $700 dólares y va de subida. ¿Que pasó antes y después?

 

La respuesta es muy simple: esa maravillosa empresa no se modernizó. El gerente fundador e innovador había sido despedido. La nueva administración usufructuó la bonanza hallada pero no se preocupó en seguir innovando sus productos para alimentar la lealtad y confianza de sus usuarios. Lentamente la empresa se convirtió en una fabrica de repuestos y partes intercambiables. Un día se perdió toda la magia y el encanto de lo que alguna vez fue algo novedoso, útil y bello. Entonces hicieron alianzas dudosas y de alto riesgo. Mientras tanto su más cercana competencia tomaba el control del mercado, tanto localmente como a nivel mundial.

 

Nuestra derecha política -casi inexistente- pasa por lo mismo. Sus fundadores ya no están activos, y algunos ni siquiera están en este mundo. La totalidad de sus partidos no han producido líderes, no han modernizado sus estructuras ni actualizado su discurso. Hay partidos de derecha, que han hecho alianzas dudosas incluso con la izquierda más cavernaria en el afan de no perder presencia en el Congreso. Se han caviarizado! Son pocos los jóvenes, mujeres o profesionales que hoy creen en ellos. Son uno más del montón. Nadie sabe en qué se diferencian del resto.

 

Siguiendo con la historia de la empresa tecnológica, en 1997 regresó Steve Jobs como Director Ejecutivo de Apple y la casi perdida empresa volvió por sus fueros. Aparecieron Ipod, Iphone, Ipad y la Mac resurgió de sus cenizas cual ave Fénix para competir con las IBM, Microsoft y parecidos. La NUEVA APPLE fue otra vez la esperanza de algo novedoso, útil y bello en la industria de alta tecnología, la lealtad de sus seguidores se revitalizó y su competidor Microsoft quedó atrás.

 

Steve Jobs partió de este mundo pero dejó en su mantra la receta secreta. Nuestra derecha perdió sus líderes, no sé si dejaron algun mantra, lo cierto es que en vez de aportar, la mayoria de sus hoy conductores atajan, estorban. Es hora de una NUEVA DERECHA. Rescatemos lo rescatable de la anciana Derecha y refundemos esta corriente política como oposición a toda esa lacra de izquierdistas de todos los colores y modelos. Los cimientos de la derecha son sólidos, son los principios de la civilización, con libertad y progreso. Es menester eliminar el estigma creado por la izquierda contra la derecha. Reconstruyamos una NUEVA DERECHA, porque los sectores emergentes, industriosos y emprendedores nada tienen que ganar con la izquierda y sin embargo mucho que perder y lamentar.

La DERECHA POPULAR es el material noble de esta causa. Compatriotas, renovemos, reformemos, e implementemos la DERECHA como una opción política nueva, que confronte a los retrogradas de la izquierda, para quienes el progreso y el desarrollo son pecados burgueses. Que nuestra revitalizada DERECHA se confronte con esa izquierda posera que solo sabe discursear sobre la moral y la justicia caviar, cantar canciones de trova, recitar poemas de paz o tomar carreteras y quemar comisarias cual salvajes. La paz y prosperidad de nuestra patria es el producto del valor de nuestras acciones. Es hora que la rejuvenecida DERECHA regrese como Director Ejecutivo de la política nacional.

TU DERECHO A UNA NUEVA DERECHA

En 1986 el Republicano Ronald Reagan –entonces Presidente de EEUU-  firmo la ley que se llamaría “Immigration Reform and Control Act” la cual benefició a cientos de miles de inmigrantes indocumentados, sin embrago, 26 años después el Partido Demócrata aún sigue acusando al Partido Republicano de ser un club de derechas. Cabe resaltar que los demócratas hasta el día de hoy no han logrado redactar un proyecto de Ley tan convincente y realista como el de los Republicanos; peor aún, el gobierno del demócrata, Barack Obama ha deportado más inmigrantes que el anterior del Republicano,  George W Bush.
Eso grafica el embuste que desde profesores universitarios hasta partidos comunistas, socialistas y similares, pasando por pseudo intelectuales y uno que otro periodista con cierta notoriedad, han tratado de hacerle creer a la gente. La DERECHA es mala, dicen. La derecha está compuesta por ricos, repiten. La Derecha goza explotando al pobre, aseguran. Lógicamente, los actuales personajes políticos como viejos zorros que son, ni de ha vainas sugieren ser de derecha. ¡Resulta ser que la mayoría son Centro-izquierda!  ¡Si como no! ¿Qué es la demonizada Derecha? La Derecha es el otro extremo de la fauna política de este mundo occidentalizado que contiene conservadores, capitalistas, liberales y un buen poco de apegados a los valores tradicionales, religiosos y hasta patrióticos. ¿Es eso malo? ¿Es eso destructivo? ¿Es eso condenable?
La Derecha, se instalo en Alemania Oriental cuando cayó el Muro de Berlín, y no les va mal a los alemanes de la extinta Alemania comunista, esa misma Derecha gano el ánimo y alimentó la fe de un futuro mejor en los jóvenes de los países del Bloque Comunista que hoy viven en una sociedad democrática y que trajeron abajo al tirano Ceaucescu en Rumania. Cuando Corea del Sur opto por una economía contraria la Corea del Norte, también fue la Derecha, lo mismo sucedió con los líderes chinos que se refugiaron en la China Formosa  o también llamada Taiwán. ¿Que creen? China también sucumbió a ciertas prácticas económicas de la Derecha. ¿Serán reaccionarios y fascistas por eso? ¡Son pragmáticos!
No sé si saben pero el automóvil, los aviones, tu iPhone, los videojuegos, hasta la toalla higiénica se inventaron en sociedades tipificadas de capitalistas, o sea de Derecha. Starbucks no se origino en URSS, y Marx escribió “El Capital” cómodamente en Londres. Quizás la contribución mas grande de la Izquierda al mundo seria, la confirmación de su inútil, desastrosa y deplorable performance al frente de una nación, como lo muestran Vietnam, Corea del Norte y Cuba en este lado del mundo. Sendero Luminoso y MRTA fueron un ejemplo de lo porvenir en nuestro país.
La Derecha no es corrupción, eso es DELINCUENCIA. La Derecha no es abuso del poder, eso es DICTADURA. La Derecha no es censura periodística, eso es atentar contra la LIBERTAD de expresión. La Derecha pondera la iniciativa propia, la meritocracia, la competencia, la libertad, la democracia, el estado de derecho y el libre mercado. ¡La Derecha es derecha!
Desafortunadamente, la Derecha como tal no existe en el Perú. Los pocos partidos que presumen de ser Derecha, son clanes familiares o clubes de Tobi en franca decadencia política y con un débil arraigo popular. Existen dos o tres partidos, que es harto sabido, son agencias de empleo estatal y como tal reciben aplicaciones cada cinco años so pretexto de elecciones generales.
Así las cosas, todo parece indicar que nuevos vientos se avecinan y la primavera generacional se viene con los jóvenes movimientos liberales que hoy comienzan a florecer en diversos puntos del país. Lo alentador es que no responden a caprichosa directiva alguna, son inquietudes esporádicas y de jóvenes que no han sido contaminados por dirigencias políticas. La próxima vez que te pregunten si eres de Derecha piénsalo bien antes de responder, porque de izquierda ya sabes que no eres.

FUERA, SI NO ERES DE DERECHA!

Rubicón es un río poco profundo y de dimensiones humildes. Este río era en el año 49 antes de Cristo, la frontera que separaba a Roma del resto del imperio romano. El Senado romano, para impedir el paso de tropas procedentes del Norte, declaró sacrílego e ilegal cruzar el río con tropas armadas hacia la ciudad de Roma. Sin embargo cuentan que Julio Cesar, a quien el Senado rehusó nombrar Cónsul por presiones de Pompeyo, se detuvo a orillas de dicho río a reflexionar sobre el peligro de tamaño atrevimiento.

Después de sopesar los pros y los contras, finalmente, Julio Cesar decidió cruzar el río Rubicón en dirección a Roma, con las mismas tropas que habían sido ordenadas disolverse y con las mismas armas que supuestamente no debían cargar. “Alea Jacta Est” (la suerte esta echada) dijo Julio Cesar y llegó a Roma sin derramar una sola gota de sangre. Pompeyo y su aliados huyeron.

 

Soy de Derecha y no tengo ningún problema en aceptar tal convicción; es más, lo afirmo con orgullo. Hace mucho que crucé el Rubicón, armado con mis convicciones políticas, las que no se basan en melodramas sociales que buscan conmover a los débiles mentales para aspirar a paraísos de ilusión y quimeras absurdas. No es así como entiendo la política. No soy el típico pobretólogo que utiliza la miseria de los pobres para armar su discurso político. Estoy pertrechado con mejores argumentos que esos. Aun no llego a mi destino y sin embargo hasta hoy ni una gota de sangre ha sido derramada y es muy probable que nuestros enemigos de la izquierda farfullera y demagoga huyan al vernos llegar como Pompeyo y los suyos, que habían engañado por décadas al pueblo, armando conjuros misteriosos.

 

He notado que algunos autoproclamados de Derecha, en estos días se van corriendo hacia la “centro-izquierda”. Incluso recomiendan fariseicamente no distinguir entre la izquierda y la derecha. Tal cosa es como ignorar que hay inteligencia y estupidez, día y noche, maldad y bondad, eficacia e incompetencia, vida y muerte. Debe ser que estos laureados zorros se esmeran en aplicarle botox marquetero a su imagen para que las elecciones los sorprenda lozanos y de ser posible pasteurizados y “apto para todos”.

 

De ser asi, no cuenten conmigo para sus circos. No seré parte de sus comparsas. No tengo vocación de arlequín. Prefiero un grupo de jóvenes inexpertos en política, pero fieles y leales a sus convicciones, que individuos cargados de títulos, libros y condecoraciones pero faltos de integridad ideológica y con doble agenda. “Alea Jacta Est”, la suerte esta echada y la nueva Derecha ya va en camino!

LA DERECHA FENICIA

Es penoso admitirlo pero nuestro país no tiene una clase dirigente como la derecha empresarial en Chile, ni pensar en una derecha de tipo alemán,  esa derecha teutona que cuida los intereses de la Germania toda y que incluso hoy domina parte de Europa so pretexto de la Comunidad Económica Europea. No compatriotas, mucho me temo que la derecha empresarial nuestra sigue siendo expoliadora y mercantilista en la más pura tradición de los almagristas y pizarristas. Nuestra derecha empresarial es Fenicia de corazón y mente.
Si algo distinguió al pueblo fenicio fue su extraordinario talento para la compra y venta, el comercio en general. Mas que producir comerciaban con lo que podían adquirir en otras tierras, luego viajaban a otras comarcas donde se necesitaban tales productos y obtenían pingues ganancias en premio a su esfuerzo y oportunidad creativa. Eran un conjunto de principados en lo que hoy seria el Líbano y parte de Siria. Estos comerciantes de polendas nos dejaron los cálculos, el alfabeto, la letra de cambio y un dicho: “negocias como fenicio”. Es decir, trajeron y llevaron progreso a muchos lugares, llevaron civilización.
En nuestro país contamos con una derecha empresarial fenicia pero en el peor sentido, pues es capaz de negociar lo que sea, incluso los derechos más elementales de un país en pos de asegurar sus intereses. Esa derecha fenicia (lease mercantilista) posee periódicos  universidades, canales de televisión,  la conciencia de periodistas prepago, personajes públicos y  políticos,  partidos políticos,  intelectuales y asociaciones para cuidar de sus intereses. Lo que nosotros consideramos nuestra patria, para ellos es una mercancia sujeta a negociados porque al final, ellos como los fenicios no tienen patria, sino negocios, y su bandera es color dolar.
Esa derecha fenicia es la que hoy apoya a la izquierda si le garantiza la continuidad de sus negocios, aunque ello signifique alimentar al cuervo que luego le sacará los ojos. No sorprende ver por ejemplo a la CONFIEP apoyando el NO a la revocatoria, a pesar que en la MML habitan apátridas que en su momento fueron caja de resonancia de terroristas y hoy son sustento de agitadores antimineros del ecocomunismo del siglo XXI. Estos empresarios no ven más allá del balance contable de fin de mes.
Es menester fortificar y unificar la Derecha popular, esa que la conforma la creciente población de cholos exitosos, de quispes y mamanis emergentes y que se debate entre optar por un mal menor o lo mismo de siempre a la hora de votar. Esa enorme y poderosa masa no esta representada por la derecha mercantilista, ni lo estara. Va siendo hora que alguien o algo los represente a cabalidad, de lo contrario el país se debilitara del lado que la sostiene, por el lado de la confianza. Cuando una nación pierde la confianza en su patria, todo comienza a derrumbarse, economía,  desarrollo, educación, instituciones y futuro.
El pueblo fenicio desapareció  después de haber sido invadido constantemente por griegos y romanos. Tan solo se dedicaron a los negocios y nunca desarrollaron conciencia de nacion como los romanos. No tuvo la clase dirigente que si tuvo Alemania y que hoy tiene Chile. Estamos pues muy lejos de contar con una derecha que represente los auténticos intereses de progreso de las grandes mayorías, de la derecha popular. Solo tenemos una derecha fenicia esperando alquilar el siguiente partido que le garantize sus costumbres oligarcas, mientras la derecha emergente espera.